La batalla de Chacabuco

(12 de febrero de 1817)

A los pocos días de haber cruzar la Cordillera el ejército sanmartiniano enfrentó a los realistas que fueron derrotados el 12 de febrero de 1817, en la hacienda de Chacabuco, a 55 km al norte de la ciudad de Santiago.

Tras reunirse el 9 de febrero en el Campamento de Curimón las columnas que cruzaron los Andes por “camino de Los Patos” junto con las que cruzaron por el “camino de Uspallata”, se resolvió atacar en la madrugada del día 12. Con el fin de emplear una táctica de pinzas por el frente y la retaguardia, se dividieron a las tropas disponibles en dos: la 1º División al mando de Miguel Estanislao Soler que debía atacar por el oeste, estaba compuesta por 2.000 hombres y 80 artilleros;la 2º División al mando de Bernardo O’Higgins debía atacar por el este; estaba formada por 1.500 hombres.

Mientras Soler rodeaba a los realistas por el camino de Montenegro, más suave pero mucho más largo, O’Higgins lo hacía por Cuesta Vieja, más corto pero en pendiente y mucho más peligroso, dirigiéndose en dos columnas, y enfrentándose con los adelantados realistas hasta encontrarse frente a frente con el grueso del ejército realista, por lo que decidió avanzar hacia el cerro Los Halcones y desplegar allí sus fuerzas, al tiempo que despachaba un mensajero para informar de la situación al general San Martín.

Sin embargo, el sorpresivo avance del realista Maroto cambiaba por completo el panorama. Ahora O’Higgins, sin ayuda de Soler, tendría que batirse con la totalidad de las fuerzas realistas o retroceder a una catástrofe segura. O’Higgins al no recibir respuesta ante esta situación a las 11:45 y contraviniendo las órdenes de San Martín de no comprometer fuego, aconsejado por Crámer, (ex oficial de Napoleón), ordenó a la infantería cargar a la bayoneta, organizando dos columnas de ataque, siguiendo el modelo napoleónico y lanzándolas sobre el ala derecha enemiga (Batallón Talavera) apoyada por la caballería del coronel José Matías Zapiola, pero los granaderos tropezaron con el profundo cauce de Las Margaritas, que no habían visto, no pudiendo pasar en formación de ataque y retrocedieron tras una andanada de fuego enemigo, sin sufrir muchas bajas, hasta el cerro de los Halcones, donde se reorganizaron. De nuevo O’Higgins y Cramer las lanzaron al asalto, dirigiendo ahora la caballería contra el flanco derecho y la infantería contra el centro. Un pelotón de caballería rompía la línea realista entre la extrema izquierda del Talavera y la derecha del grueso del batallón Chiloé, arrollando a los artilleros. La infantería ya casi vencedora, acudió en auxilio de la caballería. Zapiola, después de romper el cuadro formado por los talaveras, rebasó el ala derecha realista y una segunda carga sobre la infantería y la caballería enemigas produjo la dispersión. Los restos del ejército realista huyeron a la desbandada hacia las casas de Chacabuco distante a pocos kilómetros, y dejando en el campo la tercera parte de sus efectivos. Era las 13:30 de la tarde. Librada aquella acción, una división de adelantados de Soler arribó produciéndose el envolvimiento completo del flanco izquierdo y de la espalda, y destrozando la retaguardia realista, consolidándose así una aplastante victoria a favor de los patriotas. La batalla concluyó a las 14:00 horas.

De los 1400 hombres del ejército realista, 500 quedaron en el campo, 600 cayeron prisioneros, 170 se dispersaron por los faldones de los cerros y 130 se replegaron a Santiago. Los patriotas muertos fueron 12 y los heridos 125. Marcó del Pont dispuso la retirada a Valparaíso de los restos del ejército que habían quedado acantonados cerca de la capital, y preso del pánico delegó el mando en Maroto para dirigirse a San Antonio.[][]

Gracias a la Batalla de Chacabuco, en la que los patriotas salieron victoriosos, Chile pudo iniciar el camino a su independencia. Reunida la asamblea bajo la presidencia del gobernador don Francisco Ruiz Tagle, elegido interinamente por el pueblo al tiempo de la fuga de Marcó del Pont, los concurrentes declararon por aclamación que a la voluntad unánime era nombrar a don José de San Martín gobernador de Chile con omnímoda facultad, y así lo hicieron constar en el acta que se levantó y todos firmaron ante escribano público. El general fiel a sus instrucciones y a su plan político, se negó a aceptar el mando que se le ofreció, y convocó por intermedio del Cabildo una nueva asamblea popular a que concurrieron 210 vecinos notables. El auditor del ejército de los Andes, Dr. Bernardo de Vera y Pintado, reiteró públicamente la renuncia de San Martín, y fue aclamado en el acto el general O’Higgins Director Supremo del Estado de Chile, declarando Vera que la elección era del agrado del General San Martín. El nuevo Director nombró por ministro del interior a don Miguel Zañartu carácter entero y decidido partidario de la alianza chileno-argentina, y en el departamento de guerra y marina al teniente coronel don José Ignacio Zenteno, secretario de San Martín.[][]

Diseño web por SiteFun